Se confirma la existencia de enfermedades mentales en chimpancés cautivos

A veces nos gusta pensar que las leyes se cumplen y que el tráfico de especies protegidas es algo del pasado, sobre todo de aquellas que, como en el caso de los grandes simios, son tan cercanas evolutivamente a nosotros. Y nada más lejos de la realidad. De todas las especies de fauna con las que se comercia ilegalmente, los primates son el segundo grupo de mamíferos en importancia.

A nivel mundial, el último informe de WWF calcula que los ingresos obtenidos del tráfico ilegal de especies ascienden nada menos que a 20.000 millones de euros al año. De estas especies, el tráfico ilegal de chimpancés sigue siendo un negocio que continúa en aumento, con cifras de hasta 70.000 euros por ejemplar. El drama es muy grande en este negocio tan oscuro. Por un lado, el número de muertes que provoca en un grupo familiar el intentar capturar una cría. Por otro, se estima que solo uno de cada diez ejemplares capturados sobrevive en cautividad.

Y además se viene a sumar a este drama un estudio realizado en la Fundación Mona por la primatóloga de la Universidad de Girona, Yulán Úbeda, que ha desvelado que los primates en cautividad pueden llegar a padecer hasta nueve enfermedades psicológicas como estrés postraumático, depresión o ansiedad. El trabajo ha sido publicado en la revista científica Journal of Veterinary Behaviour, y manifiesta el primer dato sobre enfermedades mentales que se diagnostica en una especie no humana.

Más información:

Bioética en primates no humanos. Diagnóstico de trastornos mentales como argumento para un trato ético completo hacia chimpancés utilizados en espectáculos y como mascotas