Pues parece que las plantas se enteran de más cosas que nosotros

Si hay muchas personas que no comprenden que un animal pueda sentir de forma muy parecida a nosotros, ¿qué se puede esperar si hablamos de plantas?

Seguramente para la mayoría de las personas les resulta complicado entender que los sentidos no son exclusivos de los animales. Llevamos conviviendo como especie con las plantas miles y miles de años y estamos empezando a comprenderlas ahora. Y es sorprendente que sean unos seres que destacan por su sutileza.

Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal

En Florencia han decidido desvelar parte de los secretos que guardan estos seres y se ha creado el Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal. Según uno de sus fundadores, el neurobiólogo Stefano Mancuso, las plantas tienen 15 sentidos más que los seres humanos.

¿Ven y oyen? Pues si…. Pero a su manera, pues perciben perfectamente los diferentes gradientes de luz y las vibraciones sonoras. Además, perciben cosas que nosotros ni podríamos sentir, como cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos y otros más.

Se comunican…. ¡y de qué manera!

Lo que sí está claro es que las plantas se comunican entre sí y son capaces de manipular a otras especies para su beneficio. Un ejemplo de comunicación ya muy estudiado es el hecho de que cuando una planta está siendo atacada por orugas, emiten moléculas que se difunden a kilómetros de distancia y que avisan de que está siendo atacada. Y las receptoras del mensaje responden mandando sustancias a las hojas para aumentar su mal sabor o su toxicidad.

Un estudio reciente también ha demostrado que en ciertos frutales como el naranjo, hay una respuesta de la flor ante la cantidad de polen que trae un insecto. Si una abeja entra en una flor con polen en su cuerpo en cantidad suficiente, la planta aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para que el insecto recuerde que esa planta es un buen lugar para volver y así siga fecundando sus flores.

La comunicación a través de las raíces también está comenzando a estudiarse, no solo por las comunicaciones que tienen al tocarse, sino porque parece que son capaces de producir sonidos y recibirlos.