La contaminación lumínica y acústica altera la nidificación de las aves

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature ha arrojado datos sobre cómo perjudica a las poblaciones de aves la contaminación acústica y lumínica.

Aunque se han estudiado muchos factores de cuáles eran los motivos de que algunas poblaciones de aves hayan descendido hasta un 30%, los factores relacionados con el ruido y las luces, no se habían valorado convenientemente. El estudio proporciona una evidencia de que estos factores afectan profundamente a las aves pues altera su reproducción.

El trabajo se desarrolló en América del Norte y se evaluó el éxito reproductivo de 142 especies de aves, controlándose un total de 58.506 nidos. Los investigadores confirmaron que la contaminación lumínica produce cambios hormonales debido a la alteración del fotoperiodo en las aves, las cuales comienzan a nidificar hasta casi un mes antes en ecosistemas más abiertos como pastizales o zonas húmedas. De esta forma, la salida de los pollos no coincide con el momento de mayor disponibilidad de comida y esto disminuye su capacidad de supervivencia. Sin embargo, en los momentos en que el cambio climático ha producido un aumento de temperatura y se ha adelantado la explosión de alimento, las aves que seguían con su ciclo normal, es decir, no adelantado, salían perjudicadas con respecto a las que tenían alterado su ciclo reproductivo.

En lo referente a la contaminación acústica, las aves de ecosistemas boscosos son más sensibles que las de espacios abiertos. El ruido ambiental provocó, sobre todo en aves con cantos de frecuencias más bajas, el retraso en la nidificación pues al no oír bien los cantos de los machos, las hembras no se estimulaban para aparearse.

Para más información:https://www.nature.com/articles/s41586-020-2903-7

Volver a la página principal