Más cerca del juicio por la muerte de Nenúfar

El 14 de junio del pasado año, un agente medioambiental encontró el cuerpo sin vida de una hembra de lince ibérico llamada Nenúfar en Menasalbas (Toledo).

Esta hembra, nacida en el Centro de Cría de Zarza de Granadilla, había sido liberada en 2017 y se encontraba en ese tiempo al cargo de los cuatro cachorros que había parido esa primavera.  

El cuerpo presentaba disparos y, tras hacerse cargo de la investigación la Guardia Civil, se acabó identificando al presunto responsable que declaró haber confundido al lince con un zorro.

A pesar del operativo para intentar localizar a los 4 cachorros sus crías, de muy corta edad, éstos no pudieron sobrevivir sin su madre.

Fotografía: Programa de conservación ex situ del lince ibérico

Ahora el acusado se sentará en el banquillo donde se enfrenta a pena de prisión y de inhabilitación para la caza. En este caso se han personado como acusaciones populares Ecologistas en Acción y Artemisan, uniéndose ahora también la Federación de Caza que ha anunciado que formulará escrito de acusación por un supuesto delito contra la fauna.

Queda para el triste recuerdo el vídeo de Nenúfar con sus cachorros unos días antes de su muerte