Si los vampiros enferman, tienden a mantener un aislamiento social

El vampiro es una especie de murciélago sudamericano muy curioso por varios motivos. Uno de ellos bien conocido por todo el mundo es por su tipo de alimentación, a base de sangre. Pero además destacan en ellos comportamientos extremadamente interesantes.

Por ejemplo, la cooperación entre individuos. El altruismo existe en esta especie. Si uno de los murciélagos no ha podido conseguir alimentarse por la noche, cuando regresa con la colonia, lamerá el hocico de sus compañeros, los cuales regurgitarán algo de sangre para que pueda alimentarse. Si alguno de ellos no lo hace, los ejemplares recordarán quién fue el vampiro egoísta y, si una noche no se alimenta, nadie le dará de comer. Estos pequeños quirópteros parecen formar relaciones sociales parecidas a la amistad. Esto se comprobó muy bien en un estudio del Instituto Leibniz de Berlín y de la Universidad estatal de Ohio donde se demuestra que los murciélagos vampiro en cautividad comparten alimento y aseo y, al ser liberados en la naturaleza, tienden a permanecer juntos.

Se mantienen más aislados al sentirse mal

Últimamente, se ha publicado un estudio cuyos resultados han sido publicados recientemente en la revista Behavioural Ecology. Los científicos inocularon en algunos ejemplares una sustancia que, sin ser ningún tipo de patógeno, activaba su sistema inmune y los hacía sentirse enfermos unas horas. Los autores del estudio monitorizaron con sensores de proximidad los comportamientos de 30 ejemplares y comprobaron que los animales que se sentían enfermos se relacionaron con menos congéneres, pasaron menos tiempo cerca de otros y, en general, fueron menos interactivos con individuos con los que habitualmente mostraban contactos sociales.

Es evidente que el aislamiento al que se someten, no es algo consciente, sino más bien corresponde a ese malestar que sentimos y que nos hace separarnos de los demás e irnos a la cama cuando estamos enfermos. Pero, aunque quedaría por valorar este proceder en más ejemplares y ver cómo contribuye a la propagación de una enfermedad real en la colonia, en principio se sugiere que un comportamiento así sería beneficioso.

Estudio de referencia:

https://academic.oup.com/beheco/advance-article/doi/10.1093/beheco/araa111/5937165