Venus, el lucero del alba… ¡con fosfina!

La presencia de fosfina localizada por los astrónomos en Venus, ha desatado la expectación ante la posibilidad de la existencia de vida en el planeta.

En la tierra, esta molécula está asociada a la actividad de los microbios al descomponer la materia orgánica y su hallazgo en la atmosfera de Venus ha sido publicado por un grupo de 27 investigadores en la revista Nature.

Según los propios autores del estudio, no se puede explicar la existencia de este gas incoloro por ningún tipo de proceso físico como rayos, volcanes ni reacciones químicas en la atmósfera.

Desde luego, en nuestro planeta la presencia de esta molécula de actividad biológica y por tanto de vida. Los científicos especulan con cuál puede ser el origen de esta molécula.

Hoy día, las condiciones del este planeta hacen que la superficie esté aproximadamente a 450ºC.  Pero hace miles de millones de años, con un sol aún joven, el planeta gozaba de unas condiciones análogas a las que presenta la tierra en la actualidad, pudiéndose haber desarrollado la vida en un periodo de unos 3000 millones de años.

El aumento de tamaño del sol, aumentó las temperaturas y evaporó cualquier resto de agua como le pasará a la tierra dentro de algunos miles de millones de años.

Los científicos piensan que, de haber algo de vida, podrían ser algunos microbios que se hayan adaptado a vivir en una franja de la atmósfera situada entre los 40 y los 60 km de altura donde las condiciones son más benignas. Allí las temperaturas oscilan entre los 0 y 50 grados y la presión atmosférica es parecida a la de la tierra.

De todas maneras, no debemos olvidar lo que dicen los propios investigadores: La fosfina “podría originarse a partir de una fotoquímica o geoquímica desconocida o, por analogía con la producción biológica de PH3 en la Tierra, de la presencia de vida”.

Es decir, que puede ser una molécula formada por microbios, pero también por reacciones químicas desconocidas aquí, en la tierra.