Buscando soluciones a los aerogeneradores

La energía eólica es una buena solución medioambientalmente sostenible, aunque tiene algunos impactos importantes en el medio.

Por un lado, el paisajístico. El impacto visual de los parques eólicos es importante, junto con las infraestructuras asociadas para el acceso.  Por otro, se estima que sólo en España podrían estar causando la muerte de entre 6 y 18 millones de ejemplares de aves y murciélagos.

Para intentar paliar este efecto, un estudio noruego ha analizado diferentes soluciones con resultados esperanzadores.

Cuando se pintó una de las palas del aerogenerador de negro, el resultado de la mortalidad en esos aerogeneradores, disminuyó en un 70 %. Esta sería una solución barata, pues bastaría con que una de las palas trajera otro color de fábrica.

También encontraron buenos resultados cuando lo que se había pintado de negro eran las torres. Parece que el caso es hacer más llamativa la estructura.

Pensando en esto, se probó utilizando luces ultravioletas, pero, aunque las aes reaccionaban a ella, no se acababan de apartar tanto de los aerogeneradores.

Quizá otra de las cuestiones sobre las que más alertó el estudio, es la posibilidad de poner los parques eólicos en zonas donde no haya corrientes ascendentes que son las que utilizan las rapaces para ganar altura. En ese campo se desarrolló una herramienta de micro-ubicación GPS que identificaba las corrientes permitiendo buscar otras zonas para los aerogeneradores.

Tomando estas medidas en cuenta, que no conllevan grandes gastos, se podrían evitar muchas muertes anuales.